Quintanilla

PARQUE BIOSALUDABLE. QUINTANILLA DEL MOLAR. VALLADOLID.  2014

El Ayuntamiento de un pequeño pueblo castellano quiere realizar un almacén y un kiosko de bebidas en el parque municipal, y ubicar en el mismo una serie de aparatos biosaludables de ejercicios para personas mayores. Debido al escaso presupuesto se pretende reciclar palets de madera y contenedores marítimos de 20 pulgadas. Los contenedores albergan el programa (almacén y kiosko) y los palets, además de proporcionar sombra y evitar el sobrecalentamiento, los integran en el parque.
Los contenedores se ubican uno a cada lado del paseo principal, sobre la zona ajardinada, enmarcando el eje principal de parque. El proyecto se modula en bandas de 1 m de anchura, bandas que cambian de dimensiones tanto en altura como en anchura, convirtiéndose en pavimento, parasoles o bancos, según las necesidades. Estas bandas se materializan con palets de madera.
Se tienen en cuenta los dos accesos a la parcela, ubicados en los dos ejes del parque. Para el acceso situado en el eje secundario se plantea un pórtico realizado con palets americanos, con la intención de dirigir a los usuarios de los aparatos biosaludables a la zona de entrenamiento. La entrada en el eje principal, está enmarcada por una serie de tres pórticos, que invitan a recorrer el paseo central y que a su vez, dan continuidad a las franjas mediante los pórticos-parasoles hechos con el mismo material que envuelven a los contenedores marítimos.
Las bandas de pavimento hechas también con estructuras de palets, además de aportar continuidad a la idea de bandas, nos dirigen hacia la zona de bancos o hacia la zona de entrenamiento. Este tipo de pavimento, además de direccionar al usuario, le permite transitar sin estropear el césped, protegiéndole del posible barro originado en los días de lluvia.